En el mercado del calzado de pádel, existen marcas de gran calidad y que siempre son recomendadas por los expertos. Como claros ejemplos tenemos a Asics, Head, Bullpadel y el calzado Adidas pádel. Pero, también es importante saber que, la marca no es lo único en lo que nos debemos de fijar al elegirlas, la cosa va más allá. A continuación, te decimos cuáles son las características que deberían de tener todas las zapatillas de pádel, que básicamente se reducen a cuatro.

Consejos para elegir unas zapatillas de pádel

Una buena amortiguación

La amortiguación es esencial en el pádel y en cualquier deporte. Cuando el jugador pisa fuerte, necesita de una plataforma suave que sea capaz de absorber el impacto sobre la superficie. El objetivo principal de una buena amortiguación es reducir el estrés muscular y las lesiones que se pueden generar por un aterrizaje duro. Aunque, también cumple otros objetivos como proporcionar retorno de energía e impulso para darle más velocidad al jugador, especialmente durante el despegue en un desplazamiento hacia la red.

Es por eso que las zapatillas de pádel cuentan con materiales capaces de proporcionar amortiguación. El más común es el Eva, que se utiliza para conformar las mediasuelas. Pero, también se pueden encontrar otro tipo de materiales como el GEL absorbente de Asics o las cápsulas de aire de Nike. De hecho, muchos modelos combinan todos estos elementos para tener una amortiguación integral. Otro de los materiales amortiguadores comunes para las mediasuelas es el phylon, que es utilizado en todas las zapatillas de pádel de la marca Bullpadel.

Alta estabilidad y soporte

La estabilidad es un elemento que también es importante en el deporte, pero es más esencial en los deportes de raqueta como el tenis y el pádel. En un partido de pádel, los jugadores se desplazan rápidamente hacia la red, hacia la pared de fondo o hacia los lados también. Por eso el jugador necesita de un calzado seguro, que mantenga sus pies en su lugar y reduzca la probabilidad de lesionarse o sufrir una de esas temidas torceduras de tobillo.

Las mejores marcas de pádel incorporan materiales o tecnologías para mejorar la estabilidad de la pisada. Por ejemplo, las bambas Head pádel cuentan con contrafuertes de talón, que brindan soporta a la zona trasera. También hay marcas que incorporan cinturones o correas para la sujeción, como las zapatillas de gama alta de Babolat pádel. Otras marcas tienen piezas de refuerzo en zonas como el arco del pie o en el centro de la suelaexterior. No importa cuál de todos estos métodos elijas, lo importante es buscar un calzado que tome en cuenta a la estabilidad.

Materiales transpirables

La transpirabilidad es la capacidad de unas zapatillas de permitir el paso del aire para secar rápidamente el sudor o el agua en caso de haberse mojado. Realmente, podría decirse que la transpirabilidad es más una comodidad o un lujo, pero nunca cae mal. Es muy desagradable jugar al pádel con unas zapatillas que no respiran, pues el calor se concentra en el interior y puede ser una sensación que podría desconcentrar al jugador.

Afortunadamente, la mayoría de las marcas implementan materiales transpirables en sus zapatillas, sin importar si es un modelo de gama baja o alta. Si eres un jugador que suda mucho de los pies y busca mucha frescura, entonces debes de buscar zapatillas que tengan un exterior de malla o tejido transpirable, evitando los modelos que tienen un exterior de piel sintética o materiales más gruesos. Pero, si la sudoración no es un problema para ti, entonces si podrías ir por uno de esos.

Una suela con buena tracción

El último consejo, y no por eso menos importante, es elegir la suela adecuada. De hecho, podríamos decir que este es el consejo que se debe de seguir en primer lugar. Para saltar a una pista de pádel, siempre se recomienda hacerlo con un calzado destinado a la ocasión, nunca deberías de jugar al pádel con zapatillas running, de gimnasio o de cualquier otro deporte.

Pero, ¿qué tienen las zapatillas de pádel que no tengan otras zapatillas deportivas? Principalmente una suela apta para el juego. En el pádel, los jugadores necesitan tracción, una suela que se agarre a la superficie, pero que también se pueda deslizar sobre ella.

La suela más utilizada y más recomendada para jugar al pádel es la de espiga, que también se le conoce como Clay. Esta suela la puedes identificar fácilmente, su patrón está conformado por líneas paralelas en forma de triángulos, y no tiene ningún tipo de relieve o tacos. La suela de espiga es la más adecuada para las pistas de césped artificial.

También se pueden encontrar otro tipo de suelas como la suela omni o la suela mixta. La suela omni solo se recomienda si juegas al pádel sobre una superficie más dura, como una moqueta sin o con muy poca arena, o sobre una pista de pádel cemento (una superficie que poco a poco ha ido desapareciendo y no se considera para la competición oficial). Por su parte, la suela mixta es apta para todo tipo de terrenos, de hecho, muchas marcas están adoptando esta suela, para que sus jugadores puedan saltar a cualquier pista de pádel.


Sigue toda la actualidad del mundo del pádel en nuestras redes sociales de Facebook , Instagram , Telegram y Twitter .