Una semana mas Manu Martin nos trae en su canal una serie de recomendaciones para mejorar la consistencia en tu juego.

Minuto a Minuto

01:01- La consistencia en pádel no pasa sólo porque ejecutéis correctamente los golpes, en ocasiones no es la perfección técnica lo que hace que metamos la pelota, sino que pasa por:

1- Qué golpe vamos a utilizar.
2- Elegir bien los márgenes de error con los que vamos a jugar.
3- Seleccionar dentro del golpe que vamos a hacer, con qué proporción de velocidad-efecto, vamos a golpear la pelota.

Esto significa que tendremos que tener muchos factores al mismo tiempo y esto es uno de los factores que nos pueden hacer fallar más, incluso a jugadores profesionales.

Ejercicios para mejorar nuestra consistencia, que nos ayudarán a aumentar nuestra paciencia y continuidad durante el juego:

01:41- Primer ejercicio:

Para poder mejorar el procesamiento de información en este sentido, os propongo que en función del nivel de pádel que tengáis, establezcais el número de pelotas mínimas que debeis meter antes de fallarla:

– Para jugadores de iniciación o nivel medio, mi recomendación es que antes de fallar la bola, intenteis meter 3 bolas.
– Para jugadores de pádel más avanzados, os recomiendo meter al menos 4 o 5 bolas antes de fallarla.

02:42- Segundo ejercicio continuidad:

Seleccionar con qué pelotas vamos o no vamos a fallar. En cada set os propongo que establezcas un número máximo de errores por ejemplo en el resto y en la primera volea. ¿Por qué estos dos golpes? Porque son muy importantes a la hora de obtener una buena continuidad en padel, ya que son pelotas que dan inciio al punto.

Estos dos ejercicios tendrán un mejor resultado si los practicais en pareja.

Espero que el vídeo de hoy con estos dos ejercicios para aumentar la consistencia, continuidad y paciencia en pádel os sirva de utilidad.

03:45- Información sobre el estado de Alejandra Salazar tras la lesión sufrida en la final del Open Valladolid de Pádel y Agradecimientos por todos los numerosos comentarios, muestras de cariño y preocupación y ánimos recibidos, tras lo sucedido.