En muchas ocasiones los jugadores profesionales tienen la segunda pala de pádel en cada partido o entrenamiento. Son entrenamientos y partidos donde la intensidad y la potencia son muy elevados y las palas se desgastan y pierde sus propiedades o incluso se rompen. Casi siempre las palas de repuesto que utilizan los jugadores de WPT son las mismas.

En primer lugar debemos considerar en qué nivel de juego nos encontramos. Si la pala se ha desgastado por el uso, entrenamientos y partidos, quizás deberías evaluar que pala adquirir porque probablemente la anterior pala no estaba preparada para ello debido a que tu nivel de juego ha variado. En definitiva, hay que adecuar la pala a nuestro nivel y exigencias.

Comprar la pala más cara no significa que tengas éxito en la cancha. Las marcas ofrecen una gran variedad de palas en sus tiendas adaptadas a cada jugador y sus necesidades. Elegir una pala de un nivel mayor al nuestro o inferior puede paralizar nuestro aprendizaje y avance.

Cuando empezamos tenemos que saber desenvolvernos en cada lado de la pista y tener destreza en ella. Hay que tener claro el tipo de jugador que eres, si eres un jugador novato, la pala correcta será de forma redonda y peso ligero para moverla con mayor manejabilidad. Si eres un jugador intermedio, eso es que cuentas con cierta técnica y podrías decantarte por un tipo de pala en forma de lágrima  y si eres un jugador experto podrás elegir qué tipo de pala se adapta a tus gustos. El jugador defensivo necesita más control por lo que una pala redonda será la acertada. El jugador ofensivo que prevalece la potencia optará por una pala con forma de diamante. Por último el jugador polivalente elegirá una pala con forma de lágrima

Podemos encontrar diversos tamaños de la pala: medio, clásico, oversize. El tamaño medio es la dimensión estándar de todas marcas ya que son las que mejor combinan control y potencia. El clásico y oversize, disminuye la potencia y aumenta el control.

Si eres un jugador novato lo ideal sería una pala cuya superficie sea dura, por el contrario si eres un jugador con un nivel avanzado lo aconsejable es que sea de superficie blanda.

No es necesario pagar un precio elevado. Las marcas ofrecen un gran catálogo de posibilidades con una excepcional relación calidad-precio. Por el contrario, es cierto que si buscamos una cierta diferenciación encontraremos palas con prestigio que utilizan los mismos jugadores del WPT.

Tenemos que tener en cuenta que no todos tenemos las mismas condiciones físicas por lo que hay que adecuar la pala a nuestro cuerpo y condición. Si no posees la soltura necesaria o has padecido algún tipo de lesión lo ideal es que utilizad una pala con una buena manejabilidad.

Las firmas crean palas con las últimas tecnologías del mercado para prevenir lesiones más comunes como la epicondilitis. Estos avances se enfocan a reducir las vibraciones de la pala por lo que tienes que tener en cuenta este aspecto a la hora de escogerla.

Es fundamental elegir el peso de la pala adecuado ya que determinará tu juego. El peso ideal oscila entre los 350 – 365 gramos, partiendo de esos pesos se ajustará dependiendo de diversos factores como: condición física, balance de la pala y nivel de juego. Tendrás que elegir un peso donde principalmente te encuentres cómodo, elegir una pala con unos gramos más no supone nada, pero a la hora del juego puede convertirse agotador e insufrible.

El cuidado de la pala es muy simple, por lo que si quieres que la pala dure el mayor tiempo posible hay que cuidarla evitando acciones como cambios de temperatura muy pronunciados, dejarla en el maletero del coche, no usar protectores de palas ni paleteros, evitar humedades, cambiar con frecuencia los overgrips.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos conseguirás una segunda pala de diez.


Sigue toda la actualidad del mundo del pádel en nuestras redes sociales de Facebook , Instagram y Twitter .